fbpx

Luis Juárez Castillo

Psicólogo

Nota biográfica

… Y ahí estoy, comprendiendo poco a poco que todo lo acontecido en mi vida ha sido necesario para ser quien soy, y que solo amando lo que fue puedo mirar con amor la vida.

Leer más...

Desde edad temprana he sentido atracción por el arte, especialmente por la literatura y la música, actividades que aún cultivo y en las que me he formado. Del arte he llegado a comprender que para que sea una expresión genuina de la experiencia humana, el creador ha de desnudarse ante sí mismo.

Durante mi etapa como estudiante de flauta travesera me daba cuenta de la influencia que tenía el aprendizaje de un instrumento sobre el organismo. Se trataba de dominar la técnica y el repertorio y, tan o más importante que lo anterior, de adecuar el cuerpo a ese lugar fronterizo, y tantas veces incómodo, entre las habilidades y los límites.

A lo largo de este proceso me iba percatando que, paralelamente a la meta de ser músico, se iban produciendo otros aprendizajes, menos conscientes. Aprendizajes que hablaban más de mí que de la música. Aprendizajes sobre mis dificultades, el lugar donde me situaba en relación a ellas y la manera particular que tenía de gestionarlas. Sobre este sustrato iba descubriendo partes de mí que desconocía, a veces con dolor y en ocasiones con gozo y disfrute del cuerpo. De alguna manera llegué a comprender que para conseguir algo tenía que arriesgarme a dar, a desprenderme de mis certezas corporales, emocionales e intelectuales.

Tiempo después tuve la oportunidad de conocer el trabajo de Therese Bertherat llamado Antigimnasia. Acompañado por una de sus discípulas, y una de mis maestras, me sumergí en un viaje sorprendente y conmovedor hacia el mundo interno de mi cuerpo. Y sin buscarlo me re-encontré con antiguas emociones que, pacientes, aguardaban mi llegada entre fibras musculares y regiones cerebrales de memoria episódica. Como le gusta decir a
Bertherat, regresaba a casa, recuperaba lo que era mío y había estado olvidado, oculto bajo espesas capas de tensiones, pre-juicios e inconsciencia. Sin duda, buenos para sobrevivir. Pero lo que yo sentía ahora era otra cosa.

Y algo se despertó en mí, algo que siempre había estado presente pero que nunca pensé que pudiera convertirse en mi profesión. Así que cuando surgió la ocasión me formé como terapeuta corporal en el método Diafreoterapia. Con este aprendizaje ya no solo ahondé en los procesos corporales y psicológicos en mi propia persona, sino que adquirí conocimientos teóricos y técnicos de terapia corporal para aplicarlos a otras personas.

Me sentía renacer, estaba cercano a los cuarenta y ante mí la vida se mostraba con colores intensos y vivos. Me excitaba el sentir mi cuerpo: confiado, seguro, ágil y con gracia. No es vanidad, solo que nunca antes lo había experimentado de este modo.

Llegado a este punto ya no tenía dudas respecto a mi vocación. Y consideré que debería continuar formándome y ampliar el conocimiento sobre mí y sobre el ser humano. Tenía amigos que me hablaban de la Programación Neuro-lingüística (PNL) y de su capacidad para penetrar en las esquinas de las creencias, ahí donde somos más escurridizos. Así que me impliqué en formarme en este conjunto de técnicas de enfoque cognitivo orientado a objetivos. Más tarde comprobaría en mi propia persona la eficacia de la PNL a la hora de planificar y conseguir objetivos ecológicos, es decir, no espúreos y narcisistas, sino íntegros y legítimos, respetando los aspectos psicológicos de la persona y el contexto social. Una PNL humanista.

Mi decisión no tenía vuelta atrás. Poco a poco iba dejando mi actividad como artesano de alimentación a medida que me centraba cada vez más en mi labor de terapeuta. Sin embargo, sentía que me faltaban herramientas, quizá alguna con la que cumplimentar la visión sobre el individuo ahora que conocía por experiencia y estudio el cuerpo y sus necesidades biológicas, la actividad motivadora de las emociones y cómo actuar sobre los procesos cognitivos. Intuía que necesitaba conocer y experimentar con algún modelo que pusiera al individuo en su contexto, que hablara no tanto de ti y de mí como de lo que ocurre entre nosotros, que mirara hacia la relación y a las dinámicas que activan la formación del vínculo. Y dada mi tendencia hacia posiciones humanistas y mi sentido comunitario, y sobre todo por azar (por fortuna no todo depende de uno mismo), me formé en Terapia Sistémica y Constelaciones Familiares.

En el año 2002 participé en un taller de Constelaciones. Solo hacía dos años que este trabajo se había presentado por primera vez en España de la mano del Institut Gestalt de Barcelona y su propio creador, Bert Hellinger. Necesité varios años para ir metabolizando lo experimentado durante aquellos dos días que duró el encuentro. El trabajo me caló. Removió mis cimientos y modificó totalmente mi manera de mirar-me. Algo, desde lo profundo, como una onda de amor hacia todo lo que había sido, sin exclusión, fue ocupando mi espacio interno.

Y ahí estoy, comprendiendo poco a poco que todo lo acontecido en mi vida ha sido necesario para ser quien soy, y que solo amando lo que fue puedo llegar a amarme y a mirar con amor la vida. Fue a partir de reconciliarme con mi pasado que me sentí liberado y disponible para mirar hacia el futuro con confianza y para vivir la vida plenamente, con autenticidad y sin red. Y desde ahí afloró mi pasión de juventud, el gusto por aquellas largas charlas con los amigos en torno a la vida, el sentir, el deseo o el significado de la educación, de la familia, de los amigos, del destino…, y demás temas existenciales.

Con esta ingenuidad, mi plena disponibilidad y confiando en el proceso, y tras emplear la técnica de PNL llamada P.O.P.S., orientada a calibrar la posibilidad de alcanzar objetivos, me atreví a dar el paso y me matriculé en la Facultad de Psicología de la Universidad de Sevilla, para completar mi formación.

Desde el primer momento que pisé las aulas de la facultad sentí que la cosa se parecía más a mi primer día de mili que a la fantasía que había imaginado. Sin embargo, pese a la dureza de los datos empíricos recogidos en innumerables procedimientos experimentales sobre percepción, sensación, emoción, motivación, conducta, memoria, aprendizaje y pensamiento; sobre fundamentos metodológicos, psicobiología, condicionamiento, psicología del desarrollo, del lenguaje, de la personalidad y psicopatología; sobre psicoanálisis, psicología de la salud, terapia familiar, tratamientos psicológicos y un largo etcétera, siempre intenté no olvidar que de quien se estaba hablando era del ser humano, alguien a la vez pequeño y vulnerable y pleno de grandeza y sentido. (Con la obtención de la licenciatura se confirmó lo programado en el P.O.P.S.).

Por último y más importante, todo este proceso que me ha llevado del resentimiento al amor, del miedo a la confianza, de jugar con las cartas marcadas a la responsabilidad y el compromiso, a entregarme a algo más grande que yo y a la aceptación de lo que es en cada momento, me ha permitido dejar atrás los juicios en contra de la paternidad y encontrar una mujer con la que compartir el camino y con quien le hemos dado a la vida dos bellísimas criaturas, Jara y Martín.

Formación

Licenciatura en psicología. Especialidad en psicología clínica y de la salud. Universidad de Sevilla
Psicólogo Sanitario, certificado por el Ministerio de Sanidad.

Leer más...

 

  • ?Licenciatura en psicología. Especialidad en psicología clínica y de la salud. Universidad de Sevilla
  • Nº colegiado: AN07285
  • Psicólogo Sanitario, avalado por el Colegio Oficial de Psicología de Andalucía
  • Estudios de grado medio de música. Conservatorio Superior Municipal de Música de Barcelona
  • Constelaciones familiares, título acreditado de terapeuta en Constelaciones Familiares y Sistémicas según el enfoque de Bert Hellinger. Director de Formación: D. Ramón Resino. Aula La Montera. Sevilla (900h)
  • Miembro simpatizante de la Asociación Española de Constelaciones Familiares Bert Hellinger. 
  • Master-Practitioner en P.N.L., título acreditado por la Asociación Española de Programación Neuro-Lingüística (AEPNL). Dirección, coordinación y formación: D. José Sánchez Pérez. Centro Dynamis. Tomares, Sevilla (240h)
  • Diafreo (Terapia Corporal de Integración). Técnicas manuales para el mejoramiento de patologías musculares y articulares y el desarrollo psicoemocional. Organizado y dirigido por la Sra. Linda Jent (co-creadora del método Diafreo). Sevilla (688h)
  • Formación en Terapia Familiar Sistémica, Relacional y de Pareja. Universidad de Sevilla
  • Formación en psicoterapias humanistas, avalado por la Facultad de Psicología. Universidad de Sevilla
  • Diplomado en Pedagogía Sistémica con B. Hellinger y Ramón Resino. Sevilla
  • Terapia Cráneo-Sacral, título acreditado por el The Upledger Institute España (TUIE). Dirección y formación: D. José Pérez Batlle, presidente del TUIE. Madrid(40h)
  • Estudios experimentales sobre interpretación de sueños. Barcelona
  • TALLER DE PSICOANÁLISIS. HERRAMIENTAS DE LA PSICOTERAPIA DE ORIENTACIÓN JUNGUIANA. UNA VISIÓN INTEGRATIVA DEL TRABAJO CLÍNICO”. Introducción a la interpretación y trabajo con sueños desde los distintos modelos. Teoría y práctica. Colegio Oficial de Psicólogos de Andalucía. Sevilla, año 2017
  • Curso de supervisión de casos para psicoterapia. Colegio Oficial de Psicólogos de Andalucía. Sevilla, año 2015
  • Curso “el psicólogo ante la adversidad: situaciones de emergencia y psiconcología”. Universidad de Sevilla
  • Curso “Principios filosóficos y pragmáticos de la medicina psicosomática”, excon Rüdiger Dahlke, autor de “la enfermedad como camino”
  • Curso “Revisión de los nuevos modelos familiares desde una perspectiva antropológica y psicológica” avalado por la Universidad de Sevilla
  • Jornadas de Criminología, avalado por la Universidad de Sevilla
  • Curso de Marketing digital

Contácteme

?Solicite una cita o más información rellenando el formulario. Le atenderé a la mayor brevedad.

5 + 11 =

+34 654 155 449

Calle Padre Méndez Casariego, 6 E- 3ºE. 41003 Sevilla

info@luisjuarezcastillo.com